LA NADA MÁS ABSOLUTA

Llamaré luego
a un cura para confirmar
pero cuando por fin consigo llegar
a tu casa tú siempre me pones a pelar

patatas,

y encima luego me mandas
a bajar la basura, y yo siempre vuelco
la basura dentro del contenedor, y luego
tiro el cubo dentro del contenedor,
y entonces entre mis manos la
nada más absoluta

se rebela.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *