UN BELENCITO MODERNO

Hijo mío,
igual mañana
tengo que hacer algunas cosas.

Ese olor entre las muelas, vetusto
entre los huesos, ese olor
no me deja pensar.

La gente no contesta a la pregunta
de que si hay mucha gente
abajo, la gente no
contesta.

Una señora mira su cartilla.
Una paloma irlandesa busca comida.
Olloki de noche parece un belencito moderno.

¿Te das cuenta?
¡Un belencito moderno!

La vida me sigue montada
en un coche con los faros des – va – i – dos.

La vida me sigue y algún día conseguirá
que me salga de la carretera
y muera.

CASTILLO DE OLITE SE LLAMABA MI PLANTA

La
mejor
sanidad
privada para
ti también……..

Te lo mereces……..
Se lo merecen todos……

Un coche del tanatorio no se salta
los semáforos en
rojo…………

No tiene risa….
Su prisa es relativa…..

Castillo de Olite se llamaba mi planta.
Charco de agua se llamaba mi planta extraña.
Cayó al suelo y lo hizo de pie……….

[ ]

Un sonido seco de martillo
de metal contra
metal……

HAY RAZONES

La desconocida número dos era dulce,
de cuello rizado castaño
y mejillas de fresa.

Tenía un pelo en el brazo,
grueso como la pata de un insecto.

Le olía el ombligo a mortadela,
o al menos eso decía ella.

Soy una novela incompleta,
una novela con defecto de fábrica.

Dijo un día.

No soy como el agua que cae del cielo
sin que se sepa exactamente
por qué.

Hay razones.

BRILLA UN ROSTRO

Venimos de
un tupper en la tripa
y hacia un tupper en la tripa
nos dirigimos.

Mientras tanto, los insectos xilófagos
devoran los muebles y los marcos
de las puertas.

Brilla un rostro.

Un rostro nos vigila desde
una ventana enana.

Brilla un rostro.

Nos persigue un ruido
de maleta con
ruedas.