¿CÓMO SE BARREN UNAS ESCALERAS?

Sabe lo raro que resulta ser para los demás
y por eso cuando sale a caminar
se multiplica

por siete.

No conoce alimañas en la zona media de Navarra,
no escribe casi nada, es la mano de Dios

quien dicta sus palabras.

Se pregunta en ocasiones.
¿Cómo se barren unas escaleras?
¿Se precipita el polvo en partículas?

¿Desciende lo visible como el agua en primavera?

Si bebe café con leche
nunca lo acompaña con un croissant,
tiene miedo de atragantarse como lo hizo
ese pobre hombre

del Baztán.

EL ESTADO DE LA CARRETERA

Se ha chocado un camión cargado de ginebra
con otro cargado de tónica cerca
del polígono Agustinos.

Urge mandar camioneta de limones.

Mientras tanto, en una rotonda cercana, un
camarero calvo aprieta la mandíbula
y se rompe un diente antes de ser

arrollado por un tractor.

Todo se observa reflejado en las llamas,
todo se observa reflejado en

en mi espejo retrovisor.

Los ojos rojos redundan con la mirada
y los amantes follan sin protección

en los pasos de cebra.

Tú me acompañas con los pies en la guantera
y no te fijas en un charco de sangre seca

en medio la calzada.

No te fijas en nada, no te importa nada
el estado de la carretera.

ESPERA UN MOMENTO

Todo parece de juguete.

El cielo pintado de azul claro
y una densa niebla en la ventana.

La planta de plástico amarillo canario
y en la mesa un cuchillo de sierra oxidado.

La taza no es la misma que me regaló mi madre hace un año
y en la cocina espera un momento,

que me levante y compruebe
que todo parece

de juguete.

ENDIVIA POR ENVIDIA Y ENVIDIA POR ENDIVIA

Nada me molesta y me aburre tanto
como la envidia.

Nada me gusta y me sabe tanto
como la endivia.

Lee mi poema y dime
si nada te molesta y te aburre tanto como la envidia,
si nada te gusta y te sabe tanto como

la endivia.

Lee mi poema
y si resulta que no te gusta ni te sabe tanto la endivia
y no te molesta ni te aburre tanto la envidia
puedo cambiar

endivia por envidia y envidia
por endivia.