UN VILLEROY DE JAMÓN Y QUESO

Menudo diíta.

Primero he visto un estornudo desde mi coche,
lo he visto flotar encima de una moto, lo he visto flotar
en el aire contaminado de una carretera

de doble sentido.

Luego he visto un búho, lo he visto mirando a los coches,
estaba sentado en el arcén, algo bastante raro para un búho
que casi siempre observa desde los árboles,
pues éste no, éste lo hacía desde la
carretera y casi lo atropello,

ha echado a volar en el último momento.

Luego he visto a tu primo esquivando carros de la compra
y luego he freído, y luego he frito un villeroy

de jamón y queso.

PAMPLONICA INDIGNADO

Esta mañana
he comprado en el chino
de la calle Amaya un palo de escoba
que no barría nada y más tarde he comprado
una camisa en Bartos que no me cabía,
pero era muy bonita, pero era

de Bartos.

Luego en un bar de La Estafeta
me han sacado un pincho de
toro muy caro que me ha
parecido una estafa

de estofado.

Finalmente, indignado he comprobado
que no vendían ni cerezas, ni peras,
ni fresas, ni campanas en el salón
de juegos Las Vegas a pesar de
anunciarlo en su puerta

claramente.

CURSO NOCTURNO

Mujeres con carpetas
y algún hombre con carpeta,
todos salen de algún curso nocturno
entre risas, algunos se despiden y otros

caminan en grupos.

No tienen nada que ver con esa NOCHE que yo
creo pertenece a ese borracho anónimo que
detrás de un kiosco extraño se frota la nariz,
y gesticula raro, y su cara parece un charco
a las once y cuarto de un

martes por la noche.

SOY COMO TÚ

Toma dinero
y cómprate algo que no necesites,
toma una honda depresión, toma un Kleenex
lleno de mocos pegado en la suela de tu

zapato derecho y corre.

Soy tu ángel de la guarda y nunca dejaré que
te precipites en el arcén, soy como esa
película que has visto cientos de
veces y que nunca cambia,

soy como tú.

RUIDO BLANCO

Mirando
una cocina vacía,
mirando una nevera llena de telas de araña
me imagino un mundo sin gente,
me imagino un mundo sin

comida podrida.

Mirando
una escoba mojada,
mirando el cubo roto de una fregona rota
me imagino que friego el suelo del
mundo y el mundo entero

huele a lejía.

Cesa, cesa un ruido blanco, cesa pero
no existe nadie para decir

¡Qué descanso!

LA NADA MÁS ABSOLUTA

Llamaré luego
a un cura para confirmar
pero cuando por fin consigo llegar
a tu casa tú siempre me pones a pelar

patatas,

y encima luego me mandas
a bajar la basura, y yo siempre vuelco
la basura dentro del contenedor, y luego
tiro el cubo dentro del contenedor,
y entonces entre mis manos la
nada más absoluta

se rebela.