ESPERA UN MOMENTO

Todo parece de juguete.

El cielo pintado de azul claro
y una densa niebla en la ventana.

La planta de plástico amarillo canario
y en la mesa un cuchillo de sierra oxidado.

La taza no es la misma que me regaló mi madre hace un año
y en la cocina espera un momento,

que me levante y compruebe
que todo parece

de juguete.

ENDIVIA POR ENVIDIA Y ENVIDIA POR ENDIVIA

Nada me molesta y me aburre tanto
como la envidia.

Nada me gusta y me sabe tanto
como la endivia.

Lee mi poema y dime
si nada te molesta y te aburre tanto como la envidia,
si nada te gusta y te sabe tanto como

la endivia.

Lee mi poema
y si resulta que no te gusta ni te sabe tanto la endivia
y no te molesta ni te aburre tanto la envidia
puedo cambiar

endivia por envidia y envidia
por endivia.

GERMINA EL POEMA

Cuando las fachadas no lo consiguen,
cuando pasa el tiempo de colores
y una gota de lluvia se cuela

en tu bolsillo.

Cuando la estructura y disposición
de un club de tenis quiere que
deje de llover y vuelvan

los patos.

Cuando tus bolsas de la compra
están vivas.

Entonces y sólo entonces
germina el poema.