RUIDO BLANCO

Mirando
una cocina vacía,
mirando una nevera llena de telas de araña
me imagino un mundo sin gente,
me imagino un mundo sin

comida podrida.

Mirando
una escoba mojada,
mirando el cubo roto de una fregona rota
me imagino que friego el suelo del
mundo y el mundo entero

huele a lejía.

Cesa, cesa un ruido blanco, cesa pero
no existe nadie para decir

¡Qué descanso!

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *