SE HACÍA PUTO DE NOCHE TODO EL PUTO RATO

Rodeamos tu puto castillo al atardecer,
rodeamos el puto lago que lindaba 
con tu puto castillo

al atardecer.

Querías enseñarme la puta ciudad que
te vio puto crecer pero se hacía
puto de noche todo el

puto rato.

Antes de despedirnos te pregunté
si querías puto bailar conmigo
pero me dijiste

que puto pasabas,

que los putos campos
empezaban a puto
desaparecer

en el puto horizonte

y que te puto
marchabas.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *