CARMELO EL VAGABUNDO

Todas las pensiones,
todos los hogares de todas 
las ciudades del mundo saben menos
de lo que pasa en el mundo que Carmelo

el vagabundo.

Un bote de champú, una esponja negra,
una botella de agua vacía, un bolígrafo azul
y un montón de cáscaras de pipas mojadas encima
de un bloque de cemento es lo más revelador que ha visto

en todo el día.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *