SOLSTICIO DE INVIERNO

Suenan canciones de dicha
mezcladas con los rugidos
de cientos de motores
y en lo alto de un edificio
hay una pareja discutiendo

Un hombre pasea con su perro
que lleva puesto un gorro de Papá Noel
y a lo lejos una mujer cruza la calle
envuelta en su enorme abrigo de piel

Su cabeza parece diminuta
cuando lleva ese abrigo

Los niños recorren las aceras
iluminadas por los escaparates
andando a trompicones
y comiendo las castañas
que les compran sus abuelos

Y los adolescentes
se ocultan entre la gente joven
pasando desapercibidos
y fumando cigarrillos

Todos esperan el año nuevo
de la misma forma
que lo hacen todos los demás
y todos recuerdan
los buenos propósitos
que se hicieron
el año pasado

VIDEO JUVENTUD

No haces nada por cambiar
No te importan los demás
Sólo piensas en llegar
 
Y te ocultas en tu cuarto
Y sueñas que te escondes
No te importa lo que pase en el exterior
 
No haces nada por cambiar
No te importan los demás
Sólo piensas en bajar
 
La persiana de tu cuarto
Y sueñas que te escondes
No te importa lo que pase en el exterior
 

LIBERTAD PARA SER INFELIZ

Todos queremos ser felices todo el rato
Todos queremos ser libres todo el rato
Todos pensamos que lo conseguiremos
algún día

Y nos equivocamos todo el rato

Hacemos proyectos a corto plazo
para poder estar bien
y cuando por fin parece
que lo hemos conseguido
siempre ocurre algo
que lo estropea todo

¡Reivindicad vuestro derecho
a ser infelices!

¡Asumid que nunca lo conseguiréis
y entonces seréis dueños
de algo parecido
a la felicidad!

EMBOBADO

En un supermercado de mi barrio
trabajaba un guardia de seguridad
que se parecía mucho a
Charles Bukowski
 
Se parecía mucho a él
pero creo que no era
Charles Bukowski
 
Sus ojos no brillaban
como se supone
que brillaban los suyos
 
Había algo en su mirada
que me revelaba
que no estaba delante
del escritor
 
Que se trataba de un impostor
 
Sin embargo
yo siempre dudaba
y me quedaba mirando su cara
embobado
 

MIS ZAPATOS PERFECTOS

Por fin había encontrado los zapatos perfectos
Me quedaban un poco justos pero me daba igual
 
Obstinado decidí seguir andando con ellos a todas partes
Intentaba cederlos poco a poco pero no había manera
 
Mi trabajo diario no servía
Definitivamente aquellos zapatos no eran de mi talla
 
Lo tenía que aceptar
Mis zapatos perfectos eran otros
 
No sé cuáles
pero aquellos que intentaba dominar todos los días
con inútil esfuerzo
 
no eran mis zapatos perfectos