EL SUEÑO

De resaca
en una playa con resaca,
rodeado de intolerantes que no toleran
la intolerancia, me bebo un chupito de orujo

antes del baño.

Guiado por el sueño me levanto y camino
hacia la orilla, y pienso que a veces
las cosas no son lo que parecen,

pareceré tonto
pero no lo soy tanto,

pareceréis tontos
pero no lo sois tanto,

los guapos procurarán que los feos
sigan existiendo, cuando en tu
vida te guía el sueño,

te reconforta.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *