SU MEDIA NARANJA

Llevaba toda la vida buscando a su media naranja
pero nunca la encontraba
 
A pesar de todo él
nunca desesperaba
 
Un día salió de casa con sus mejores galas
y entonces por fin la vio a lo lejos
 
Estaba en su misma línea recta
y ésta le observaba
directamente a la cara
 
Se acercó muy poco a poco
y en seguida se dio cuenta
de que su media naranja
 
también le observaba
 
Cuando ya casi estaba
delante de sus narices
comprobó afinando la vista
 
que lucía su mismo corte de pelo
y que vestía con su mismo buen gusto
 
¡Seguro que somos
almas gemelas! – pensó emocionado
 
Las piernas le temblaban
y le sudaba la frente
 
Sin embargo
su mente y su alma reventaron de golpe
cuando casi se tropieza con su propio reflejo
 
en el cristal de un portal
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *