¡POBRE INFELIZ!

Dos cachitas.
Uno mucho, el otro menos.
Dos pavas, cuatro nalgas.
Dos pavas con la cara

dibujada.

El muy cachitas erigido líder habla
con una supuesta seguridad
en sí mismo.

¡Pobre infeliz!

Cuando en la otra vida descubra
los sinsabores de su vida pasada
y sólo vea desde

lejos

los verdaderos placeres
de una vida solitaria.

¡Pobre infeliz!

Cuando todo lo descubra
cachitas por toda
la eternidad.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *