UNA MUJER DE COLOR SALMÓN

Existen decenas
de miles de poetas en Francia,
pero mi súper, pero el súper de mi barrio
un viernes a las nueve y media de la noche,
sin lactosa, sin gluten,

es raro.

Un gitano con una caja de cereales
entre las manos corre por los pasillos gastados,
maravilloso desfile, una mujer de color
salmón se queja todo el rato,

y yo castaña.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *