EL AÑO DE LA RATA

Sólo a ratos envejece el alma,
sólo a ratos te chupa la clavícula,
es falta de previsión, últimamente digo mucho,

el año de la rata.

Cuando la oscuridad se puede contar con los dedos de una mano,
son pocos esos días, pero existen cuando la oscuridad
sólo sirve para dormir, y dormir, y dormir,

y dormir.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *