ANTES DE TOCAR EL SUELO

Había una vez un charco muy profundo
Era uno de mis charcos preferidos
En ocasiones me gustaba rodearlo
Otras veces me gustaba saltarlo
 
Recuerdo que una vez lo pisé con fuerza
y empapé mis zapatos
 
Había una vez un charco muy profundo
que ya no existe porque no llueve
y cuando el suelo se calienta en verano
 
Todo se seca muy rápido
 
La ropa tendida se seca muy rápido
y el pelo mojado se seca muy rápido
 
Como una gota de lluvia que se precipita desde lo alto
y desaparece antes de tocar el suelo
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *