UN DÍA CUALQUIERA

Un viejo sentado en un banco
me apunta con su afilada dentadura
de color oro
 
Parece una vieja calavera roja expulsada
de las mismísimas entrañas del infierno
 
Abre la boca y vomita fuego
y unas bolas rojas viscosas
que parecen amapolas
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *