POBRE SOFÁ

Abandonado por sus nuevos dueños
en un contenedor de basura
 
Pobre sofá
 
Abandonado bajo la lluvia
porque ya no caben sus orejas en casa
ni tampoco combina su estampado de flores
con el color de las paredes
del nuevo salón
 
Pobre sofá
 
Ha pasado la noche en vela
contando estrellas entre las nubes
y nadie lo ha echado de menos
por la mañana
 
Pobre mueble usado
que ya nadie quiere ni regalado
 
Se ha convertido en un trasto viejo y mojado
que ya no pertenece a este mundo
y que poco a poco se dirige
sin remedio
 
hacia el olvido
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *