EMBOBADO

En un supermercado de mi barrio
trabajaba un guardia de seguridad
que se parecía mucho a
Charles Bukowski
 
Se parecía mucho a él
pero creo que no era
Charles Bukowski
 
Sus ojos no brillaban
como se supone
que brillaban los suyos
 
Había algo en su mirada
que me revelaba
que no estaba delante
del escritor
 
Que se trataba de un impostor
 
Sin embargo
yo siempre dudaba
y me quedaba mirando su cara
embobado
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *