TU FINCA DORMIDA

captura1
Escalé un ridículo muro de ladrillo y cemento
y sentado en el borde me dispuse a observar
tu finca dormida
 
Los rayos del sol del verano
calentaban con fuerza
las ciruelas podridas del suelo
 
Apoyé de nuevo mi mano
en el borde del muro
y salté al otro lado
 

CREO QUE ME LARGO

11223760_10207060307659411_6990783002332719589_n

No sé hacia dónde
me dirijo
pero creo que me largo
para no volver jamás

Cuando por fin me haya ido
revisad mis poemas
por favor

Acordaos de mí

Haced el esfuerzo
de recordarme como era
en mis poemas

Deseadme lo mejor
Os lo pido por favor

Puede que las cosas cambien
cuando haya pasado
el tiempo suficiente

no lo sé
no lo creo

Entonces volveré con regalos para todos
debajo del brazo
y con una sonrisa horrible
estampada en el rostro

RENCOR

Bizcocho-de-almendras
La próxima vez que nos veamos
te prometo que haré bizcocho
 
Tengo un saco lleno de almendras amargas
en la despensa de la cocina
 
Las recopilo y conservo
 
por si acaso
algún día
se te ocurre volver
 

DIARIO SUPERFICIAL

789004336-introducir-buzon-carta-escribir
Tener un sueldo para poder pagar el alquiler
y dinero para poder comprar comida
 
Tener una televisión para poder ver telebasura
 
Tener un váter donde poderme desahogar
y una cama donde poder dormir
 
Poder dormir
 
Tener una ducha donde poderme duchar
y una cocina donde poder cocinar
 
Todos estos poderes
(y algún tener más
que no consigo recordar)
 
me brindan seguridad
y proporcionan felicidad
 

SOMOS LUZ

hqdefault
Mi hermano y yo sabemos
que alternativamente ambos somos
luz y ausencia de luz
 
el uno para el otro
 
Pero por si acaso
he abandonado una pequeña linterna
en la guantera de su coche
 
No vaya a ser que algún día
(cuando yo ya no esté)
se pierda de pronto
y necesite mi ayuda urgente
 
(Solo y en medio de la oscuridad
gritaré su nombre)
 
Entonces espero que por lo menos
mi linterna le sirva de guía
 

CUMPLIENDO CON MI OBLIGACIÓN

valle-inclan-en-cama
Estaba tumbado y escuchando las gotas de lluvia golpeando con violencia mi persiana
cuando de repente pensé que podía escribir un poema hablando sobre todo aquello
pero acto seguido pensé que no merecía la pena
que yo tumbado en la cama
que un montón de gotas de lluvia golpeando mi persiana
eran cosas que no importaban a nadie
y por eso mismo
decidí que mi obligación era
escribir el dichoso poema