Con la calidad

El otro día lo escuché cuando vendían la serie Homicidios. Tres planos de las piernas de tres prostitutas haciendo la calle y luego el eslogan Telecinco con la calidad. Pensé que era cachondeo del que suelen gastar con Jorge Javier y sus ediciones de Sálvame. Pero resulta que luego se trataba de una promoción y la misma frase la podías escuchar hablando de Tierra de Lobos y otras series. El concepto de calidad es una servilleta de usar y tirar. La calidad se mide ahora con el éxito de audiencia pero eso antes se llamaba popularidad o difusión. Telecinco, desde luego, está en su derecho de usar la palabra con la que quiere que se le relacione, pero tampoco estaría mal que pusiera un poco más de su parte. Precisamente series como Homicidios no le van a dar calidad, pero sí normalidad; que hablando de esta cadena que se pasa la vida entre reality y reality, pues ya es mucho decir.

Los que sí dicen mucho, y claro, son los de Consumidores de ETB 2, que ayer comenzaron nueva temporada dando una repaso a las telefonías móviles. Esas grandes cuevas de Alí Babá de la sociedad actual. El programa conducido por Carlos Sobera y Adela González es una de las pocas cosas que resiste de la parrilla de esta cadena de la que el público sigue huyendo de manera progresiva. Las televisiones autonómicas han sido las grandes paganas desde la aparición de la oferta audiovisual TDT. Tenían nichos de público que luego se han desparramado entre los oferta audiovisual. También habrá que pensar que el peor enemigo de una televisión pública es el servilismo a quien la controla políticamente. TVE ha demostrado que puede hacerse de otra manera y estaría bien que el resto vaya acoplándose a esta iniciativa. Además de buscar la calidad y la pluralidad por pura razón de subsistencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *