Marta no está

El juicio contra los acusados del asesinato en Sevilla de Marta del Castillo se ha convertido en el espectáculo televisivo de la semana. Tiene todos los ingredientes de una película de éxito. Ahora, cada cadena le va añadiendo sus propios ingredientes y entre los más destacados no está la necesidad de impartir justicia. La información del asesinato de esta niña hizo que ayer hubiera más de 150 periodistas ocupando las aceras que dan la Audiencia Provincial de Sevilla. Horas de televisión que se adueñaron de los espacios mañaneros de Mariló Montero, Ana Rosa Quintana y Susanna Griso. Un seguimiento mediático, judicial y policial que contrasta con la ausencia reveladora del cuerpo de la niña. Las nueve versiones que ha dado el principal acusado son la evidencia de cómo alguien puede tomar el pelo a todo el mundo sin que la abrumadora maquinaria que trabaja en el caso pueda hacer algo.

Curiosamente, ayer se publicaba en el Reino Unido la biografía del pintor más famoso del mundo: Vincent Van Gogh. En ella afirman que el artista holandés no se suicidó. Un dato que acompañó siempre su biografía y que sirvió de espaldarazo a su obra. A partir de su muerte creció su fama hasta convertir sus obras en las mejor pagadas del mundo. Según dicen los autores, Van gogh murió por el disparo que accidentalmente le realizó un adolescente en 1890 que ya en aquella época jugaba a los vaqueros. El pintor herido se fue a su casa donde lo encontraron a punto de morir sin delatar al autor del disparo. Ya ven, la verdad no tiene fecha de caducidad y la información no debería caducar nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *