Del conquistador

Que alguien le obligue a irse de vacaciones a Paula Vázquez. Esta máquina de la presentación está a punto de desaparecer de puro delgada. Y es que esta segunda parte de Fama ¡a bailar! se está haciendo tan pesada que están quemando a todo el mundo. Por cierto, malas noticias desde Facebook del programa para los fans de Marbelys, su compañero Adrián Herrero, el coreógrafo argentino, falleció el lunes. Herrero era conocido por su papel de ayudante de la profesora de lírico pero ya antes había aparecido como el tutor de baile de aquel talent show horroroso llamado Supermodelos . Y hablando de horrores: se confirma que el próximo 12 de julio los que no hayan podido acudir a los Sanfermines, o se estén recuperando de la resaca, tienen la oportunidad de asistir, en primicia mundial, al debut de Paquirrín como monologuista. La Sexta es la culpable de este desaguisado. Al parecer piensan que los monólogos que escriben son tan buenos que hasta Kiko Rivera los puede interpretar. Allá ellos. Este personaje es uno de los ejemplos de cómo la televisión que se hace hoy en día crea seres famosos de los que nadie se explica su origen. Especímenes que son producto de una evolución alternativa y de las decisiones caprichosas de esta raza de creativos de televisión que están dispuestos a hacerla desaparecer como medio. Lo hizo hace poco Sardá llevando a Colate a su programa. Más como una probatura curiosa de quien se cree en posesión de la fórmula del éxito y que todo lo que tocan se convierte en mediático. Es tan pobre este tipo de televisión que al final, como se ha demostrado en los últimos premios de la Academia de Televisión, los premios se los llevan los de siempre. Las innovaciones aquí consisten en ponerle un micrófono a Paquirrín o al Conde Lecquio. Más vale que este año se les ha colado El conquistador del fin del mundo . Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *