Mapas y cromos

Resulta que Mariano Rajoy ha estado practicando con las preguntas que le hacían en Facebook antes de enfrentarse ayer a las preguntas en Tengo una pregunta para usted y al ejercicio de protagonismo contenido del moderador Lorenzo Milá. Hace bien Rajoy en entrenarse contra la improvisación para no volver a repetir momentos que pasarán a la historia de los despropósitos, como famosa Niña de Rajoy o los «hilitos como de plastilina» refiriéndose a las fugas de crudo del Prestige . Yo por si hubiera estado ayer en el plató tenía la pregunta de si desaparecerá el mapa de Navarra del tiempo de ETB si Basagoitia y López finalmente se lo hacen juntos o, por el contrario, lo ampliarán con La Rioja y Cantabria. Pero no tengo Facebook y tampoco me invitaron al programa que tanto recuerda al de Hay una carta para ti que presentara durante años Isabel Gemio. Lo dejaremos pasar porque hoy no toca hablar de las preguntas, sino de los datos de audiencia de este fin de semana. Indican que La Sexta con la F1 ha llegado a ser líder. Entonces resulta que el negocio de la tele al que tantas vueltas se le da es tan sencillo como el juego infantil del cambio de cromos. Lo tienes y eres un afortunado o no lo tienes y tu televisión no vale un pimiento. Los registros de Telecinco hablan de un espectador proclive a la infidelidad, que se los pone con cualquiera a nada que le ofrezcan un poco de espectáculo. Se dice que uno tiene lo que se merece y esta cadena ha trabajado su bajada con ahínco y perseverancia. Lo fió todo a la F1 y ha intentado con poco éxito meter el morro en el tema del fútbol. En el futuro quizás la programación se planifique más con la opinión y la visión realista de los espectadores que con el sota, caballo y rey con el que juegan los directivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *