Hasta la república

MENUDA coincidencia la vivida esta semana con el 23-F. Resulta que se solapan las recreaciones que TVE y Antena 3 han preparado sobre el tema, aunque los vencedores han sido claramente los primeros. No sé cómo los de la cadena privada se han atrevido a competir en este terreno con TVE, porque ésta es una verdadera especialista. Diría más: el verdadero objetivo de la televisión publica española es el de reinventar la historia contemporánea a fuerza de manipular las imágenes. Todo el mundo sabe que el fondo documental de TVE es impresionante, pero resulta que una gran parte de él permanece inédito. Eso sí, las imágenes ya conocidas forman parte de la memoria colectiva. Están marcadas a fuego a fuerza de repetirlas, repetirlas y repetirlas. Con estas dos series poco se ha avanzado en desentrañar los entresijos de aquellos días convulsos. De alguna manera, parecen hechos para perpetuar los tópicos básicos de buen rollo de la transición, qué bueno que Juan Carlos estuvo allí y poco más. Está claro que habrá que esperar a la III República para que alguien se atreva a sacar a relucir todo ese fondo documental que, de momento, dicen cuidar. Esperemos que tanto celo por mantener sus tesis históricas no lleve a nadie a darle el paseíllo y hacerlo desaparecer o enterrarlo en alguna cuneta sin derecho alguno a la memoria histórica.

Porque para desaparecer siempre hay tiempo y, si no, que se lo digan a Camera café. Tantos años de éxito en su horario y, de buenas a primeras, lo pasan a la sobremesa y se hunde. Ya les avisamos antes de que lo pasaran que, a esas horas de la siesta y duermevela, nadie puede con Amar en tiempos revueltos. Pero no hacen caso y poco a poco se están cargando de razones para desempolvar Aquí hay tomate. Al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *