A tocar el clarinete

Por lo visto ayer en la nueva temporada de Mujeres desesperadas, es como si hubieran hecho un pacto con el diablo. Han pasado 5 años y ellas siguen en la misma edad indeterminada en la que comenzaron y, si me apuran, todavía más jóvenes. Lo cierto es que, desde que popularizaran el Wisteria Lane, han ido cayendo en cada temporada una vez superada la grata sorpresa de su estreno. Pero si alguien pudo verse especialmente desesperado, ése fue Miguel Ángel Muñoz en El Hormiguero . Ya saben, el barbitas de Upa dance y el Síndrome de Ulises se presentó ante Motos para dejarse usar o insultar, no quedó muy claro. El caso es que le prepararon una trampa en la que tuvo que salir airoso de una mala presentación como mago y, para rematar la tarde, le obligaron a dejarse picar por una abeja. Como lo leen. A veces, en la trepidante sucesión de locuras de El hormiguero , pierden los papeles. Hay días en los que pretenden rizar el rizo sin muchos argumentos y, claro, no lo consiguen. Como no les salen los trucos su ímpetu lo descargan en un actor que siente como obligación lo de promocionarse. Triste episodio donde no fueron tenidas en cuenta las tímidas protestas del afectado. No creo que su continuidad dependa de meterse en una espiral de locura buscando a diario el más difícil todavía. Vamos, que la siguiente entrevista la tengan que hacer en un trapecio sin red y que para promocionar películas los actores tengan que encerrarse en una jaula de leones o anudarse una serpiente de cascabel en el cuello. Y hablando de veneno: la gala de los premios TP. La emitieron una hora más tarde en un falso directo. Lo suficiente para que ayer no pudiéramos hablar de ella. Así que por mi parte hoy toca silencio. No me extraña que Buenafuente no acudiera. ¿Estaría como Woody Allen en algún garito tocando el clarinete o se quedaría en casa viendo House ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *