La gente cambia

Resulta que comienza otro concurso de viajes en Antena 3 y seleccionan a Cyril Jaquet, un tipo que en la noche del 31 de julio al 1 de agosto de 1994, siendo un adolescente, mató a sus padres. Pueden decir misa, pero que no conocían los antecedentes de la criatura no se lo cree nadie, aunque sea verdad de la buena. Sobre todo porque si hubiera sido así no le hubieran brindado la morbosa oportunidad de sacarlo en escena. Demasiada tentación a usarlo de señuelo del reality de viajes titulado La vuelta al mundo en directo , explotarlo en un par de programas y tirarlo, como si tal cosa, a la basura, como se hace con los pañuelos usados y como algunas cadenas hacen también con los programas que no cumplen con las expectativas. De cualquier forma, ya tenemos un nuevo personaje televisivo. ¿Quién da más? Esta criatura mató a sus padres a balazos y ahora se presenta como si tal cosa a un concurso televisivo con la esperanza de que nadie lo reconozca ni le lance un mal reproche. Desde luego, como promoción del programa han dado en el blanco, pero puestos a conseguir morbo, lo suyo hubiera sido haberlo dejado concursar para ver si les hacía alguna sangría en sus directos. Claro que para sangría la que hace el presentador Óscar Martínez. Menudo plasta. Mucho me temo que la vuelta al mundo la van a tener que hacer en un par de semanas. Aunque si han sido capaces de elegir, sin saberlo, a este adolescente arrepentido, no quiero ni imaginarme qué tipo de personalidades se les habrán colado. ¿Tendrán alguna versión arrepentida de Jack el destripador para cuando vayan a Londres? ¿Algún anónimo caníbal tipo Hannibal Lecter que fagocite a su pareja en directo? Más que al mundo, lo que han conseguido es darle otra vuelta de tuerca al morbo.

Un comentario sobre “La gente cambia”

  1. A mí me da mucha pena por su novia porque está muy …, pero como dices si se hubiera quedado lo mismo teníamso un disgusto mientras veíamso la tele. El presentador omo dices un asco. Donde esté la rubia de pekin … es la mejor porque tiene dónde enseñar… y mucha labia….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *