Juanito, el follonero

Hay cosas de la tele pública que son verdaderamente entrañables. Ese afán por que aprendamos inglés que obliga a madrugar a los eternos aprendices de idiomas que llevan unos 12 años repitiendo cada curso el That’s english . Vamos, que ya hay dos generaciones de aprendices frustrados repitiendo las frases hechas del programa y el look se les ha quedado anticuado. Los que sí nos hemos quedado frustrados hemos sido quienes nos frotábamos las manos pensando que El Follonero había sido capaz de colarles un concursante a los de GH . Todo el gozo en un pozo porque en Salvados confirmaron que no, que Iván nada tenía que ver con aquella agraciada del premio de la lotería que había lavado el boleto, con la que Jordi Evolé se rió la gran parte de los medios de comunicación que le entraron al trapo y, por tanto, de medio país. Y ya puestos, y por hablar de programas de humor, parece que los de Telecinco no renuevan el contrato con la organización del certamen de Miss España. Lo que no consiguió en 16 años la audiencia con aquellas galas insufribles y estúpidas parece que lo va a conseguir la situación económica. La crisis por fin va a servir para algo. Y el que parece en crisis permanente es Juanito Oyarzabal. Unas veces con la organización y otras con los concursantes. Hay quien piensa que su agrio carácter forma parte del personaje que quiere transmitir, otros piensan que, en realidad, su mala leche es de ésas que o juegan ellos o rompen el balón. ¿O será él otro de los infiltrados de El Follonero? Que no les pase nada, porque esta edición de El conquistador del fin del mundo ha empezado con una crispación que no se había conocido en años anteriores. ¿Se notará esto en la audiencia o acabarán despachándonos a todos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *