De la tele al cine

Unos dirán que el cine no está de moda o que La 2 de TVE no existe, el caso es que el especial sobre el Festival de San Sebastián, Pasándolo de cine, registró un 2% con unos 354.000 espectadores. El dato hace un tiempo nos haría temblar pero, en pocos años, todo ha cambiado. Los cines se despueblan, una herida que sangra espectadores, muy difícil de cerrar. No queda claro que, de momento, a la tele le vaya a suceder lo mismo. Para empezar es una cultura gratuita, de uso y consumo libres. Un ejercicio de intimidad que lo hemos ido creando en las últimas décadas y con el que nos sentimos cómodos. Pocos se atreven a recuperar la propuesta cinematográfica de conversación y debate para la televisión. De hecho, los programas cuya temática se basa en el cine están en regresión. Los estrenos cinematográficos son noticias en los informativos si se trata de superproducciones de Hollywood o los protagoniza algún actor de relumbrón. No hace mucho el cine se valoraba con otro criterio y puede que a la tele le esté comenzando a pasar lo mismo. Hace unos años la información cinematográfica y el glamour del festival de Donostia hubiera dado otros datos. Pero también la manera de ofrecerlo importa. Esta misma información sobre el festival la ofrecen todos los días en Pásalo, de ETB 2. Los temas en torno al Zinemaldia van surgiendo y luego pasan así de frescos a la mesa de debate. Un acierto que se completa con las diferentes conexiones en directo y reportajes sobre los protagonistas del día. El resultado es doble: el cine sale reforzado y el espectador de televisión acaba siendo habilitado para darse una vuelta por las salas de cine y, además, hacerlo con criterio. Supongo que esto mismo, pero a la inversa, es lo que buscan los de TVE cuando mañana presenten el estreno de sus series de TV en el marco del festival de Donostia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *