Esto va en serio

HAY datos que indican que el verano se acaba; que llega lo serio. Por un lado ya está aquí la octava temporada de Cuéntame cómo pasó, que este jueves nos ofreció una castaña, en forma de comentarios, que vistos ahora parecen más batallas de la abuela que otra cosa. Por allí desfilaron periodistas, actrices para hablarnos del destape y de la mujer en aquellos años, cuando en realidad lo que queríamos era ver si le había crecido el bigote a Carlitos o si don Pablo ya se ha hecho de algún sindicato. Tendremos que esperar a la próxima semana. Los que también piensan en la nuevo temporada son los de Telecinco, que están preparando un programa que sustituya, por fin, al fulminado Aquí hay tomate . Los encargados de hacerlo son los mismos de Está pasando, que detrás de esas historias se les nota mucha mala leche.

Pero el indicador definitivo del final del veranos es el comienzo de la Liga. Ya saben: ese momento en el que el fútbol da su anual golpe de Estado y se adueña de todos los contenidos televisivos. La sección de deportes se apodera de los informativos, pero ahora no ya para contar medallitas, sino para hablar del póquer de estrellas al que esta gente vuelve todas las temporadas y que les suele dar buen resultado.

Indicativos de que llega el otoño televisivo son las entrevistas políticas con las que nos van a abrasar esta semana.

Y mientras unos se emocionan sólo con pensar que hoy podrán ver a su equipo favorito, otros, como Maldonado, recogen sus cosas en una bolsa y se largan de la tele al hogar del jubilado. Allá podrá fardar de haber tenido en vilo a millones de espectadores. Con esa habilidad para hablar y mirar de reojo los cromas y los mapas seguro que es todo un experto al mus o al tute. En cualquier estación y durante años, Maldonado fue el hombre del tiempo. Ahí es nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *