Pegarle al sake

Ha recibido tantas broncas la ciclista Maribel Moreno, tanta gente la ha juzgado en público que, hasta cierto punto, siento la necesidad de romper una lanza en su favor. Ya sé que su dopaje es un asunto feo, y más que feo, estúpido. Pero en los Juegos Olímpicos la gloria la tienen ahí, casi la rozan con los dedos y, como en muchos otros ámbitos de la sociedad, siempre hay gente dispuesta a conseguirla a costa de lo que sea. Pero también habrá que decir que es una víctima de este tinglado; que lo mismo convierte a los deportistas en dioses que en juguetes rotos como es el caso de Maribel. Una persona joven que en este momento necesita más apoyo que las fáciles alabanzas a Phelps.

Y si juzgamos los programas que se están haciendo como el de Pasando Olímpicamente y el de ETB 1 Ni hao Txina , hay que admitir que los Juegos Olímpicos tienen su lado cómico. Ayer el presentador de TVE le salió un chiste mientras se supone que informaba. ¿Recuerdan aquel grito en directo que le pillaron de Matías Prats (¿Pero esto qué es?) cuando echaba la bronca a su equipo por las numerosas interrupciones en el mundial de fútbol en Francia? Ayer el presentador para dar la noticia del bronce de Benjamin Boukpeti de Togo forzó la frase hasta convertirla en ¿Pero es togo qué es? En fin, son los efectos de no tener nada nuevo que decir y repetir los contenidos una y otra vez y, quién sabe, si de darle al sake, bebida de arroz fermentado que los chinos llevan 9.000 años produciendo. Estos Juegos no dan para mucho. Sin proponérselo, uno puede ver cuatro veces el partido de Baloncesto de España contra China y, alguna de sus canastas se repiten más de una 30 veces a lo largo del día. Los comentaristas encargados de largar todo el día puede que no le den a la EPO pero, ay dios si les hicieran un control por sorpresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *