Nos va el morbo

MUCHOS programas han modificado sus horarios estos días de Semana Santa o han cambiado el presentador oficial por el sustituto. Sin embargo, estas vacaciones han servido para que el programa revelación Fama ¡a bailar! cuelgue el cartel de abierto por vacaciones. Han visto el filón del público infantil y juvenil que estos días anda desocupado y se han puesto las pilas. Venga coreografía por aquí, bailes por allá. El éxito es tan grande que a estas alturas en las que deberían ir pensando en darle carpetazo al concurso resulta que siguen haciendo casting para que el éxito no se detenga. Expulsan a uno y cogen a otro. Esto va para largo. Hacen bien en Cuatro. Un éxito de estas características no es frecuente en televisión. Por fin un concurso en el que los padres pueden descansar dejando a sus criaturas viendo la tele sin que se encuentren con alguna sorpresa desagradable en su horario protegido. Y es que después del éxito de Mira quién baila y ahora de Fama, a uno no le queda otro remedio que reconocer que, en el fondo, todos llevamos un bailarín dentro porque, si no, no se explica. Aunque si nos guiamos por la programación del corazón que Antena 3 y Telecinco han puesto en escena estos días de pasión, en los que los chapas del corazón han seguido dándole a la lengua, nos lleva a la conclusión de que trabajan con la premisa de que, todos los espectadores, llevamos un cotilla dentro y esta gente le saca el lustre a todas horas. Y para rematar la faena ayer asistimos al final de Fago . Como era de esperar no hubo sorpresas porque la historia es de sobra conocida. Vamos, que todo el mundo sabía que el asesino era el mayordomo y a pesar de eso la serie te iba enganchando hasta el final. Y es que los espectadores llevamos dentro un tío pequeño: cotilla y bailarín; al que, en fin, le va el morbo que ni te cuento.

2 comentarios sobre “Nos va el morbo”

  1. Javier me encante esa bailarina de Fama pero esa foto ya la habás puesto ¿no? Es la antigua bailarina de Cronicas marcianas. Bueno una de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *