Pólvora mojada

La retirada de la parrilla de Aquí hay tomate me sugiere aquella ley física que afirmaba con contundencia: “La energía ni se crea ni se destruye, solamente se transforma”. Cualquiera que fuera la energía propulsión de los del Tomate estoy seguro de que no desaparecerá de la programación. Imagino que su desaparición será más bien una metástasis que llevará el espíritu del Tomate a buena parte de la programación de su cadena. Que estaba dando pruebas de agotamiento, lo decía claramente aquella participación o intromisión diaria de Lydia Lozano, que ha acabado siendo más gafe que su admirada Isabel Pantoja. Este ser gritón por naturaleza ha ayudado lo suficiente para espantar espectadores y darles la puntilla. De esta caída de audiencia cabe destacar el crecimiento lento de Amar en tiempos revueltos ; la constancia y fijación de Sé lo que hicisteis con ellos y el desdén esperanzador de programas como Pásalo . Ya ven si hay diferentes maneras de entender la competencia. Se pueden dar muchas explicaciones, pero en Telecinco han visto que debían intentar trasladar en trocitos esa pólvora mojada y hacerla explotar en diferentes programas. La pena es que la retirada de Aquí hay tomate de la parrilla no viniera dada por el rechazo radical de la audiencia. Con casi un 20% de audiencia, lo más fácil es que si no los fueran a utilizar los ficharan en bloque cualquier cadena. Lo que se ha hecho es salvar los muebles para quemarlos en otros programas. Hablando de energía, el otro día, por esas cosas del zapping, me perdí el momento en el que los concursantes de El conquistador del fin del mundo hacían fuego y el mosqueo monumental de Juanito Oiarzabal. Si de verdad la energía se transforma no sé a que esperan sus compañeros a ponerle una batería que, por lo menos, les asegure la luz durante su estancia en ese frío fin del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *