Sardá y Radetzky

Algunos despiden el año como pueden, es decir, un viajecito al Caribe; alquilando una cabaña en lo más recóndito de la montaña donde no se atisbe ninguna luz, a no ser que sea la de la chimenea o la de las estrellas. Los que no podemos hacer eso, nos solemos juntar a cenar y a eso de las doce nos da por encender la tele, más que nada para seguir explicando a las nuevas generaciones que antes de las campanadas vienen los cuartos. En fin, hay un grupo que también enciende la tele con la inconfesable necesidad de asomarse a los escotes de Anne Igartiburu y por fin verle algo. Pero no hay manera. Enseguida enfocaron hacia la torre iluminada buscando el espectáculo imposible: la alegría detrás del juez, reloj no marques las horas. Bueno pues ya hemos cambiado de año. TVE sigue ganando por goleada como cadena favorita para pasar el año, y eso le viene bien al flamante concierto de Año Nuevo, que se ha convertido en un clásico a fuerza de que los músicos ese día se disfracen un poco y hagan bromas (este año se vistieron de aficionados al fútbol, ya que la Eurocopa se celebrará en Austria y Suiza). Entre los distinguidos espectadores japoneses que pagaron a doblón el dar las palmadas a la Marcha Radetzky se podía ver todavía a algún aborigen, y es que la globalización tiene estas cosas. Te inventas un concierto, le das publicidad y luego no hay manera de encontrar entradas.

Del año nuevo, poco que decir todavía. La reaparición de un apático y aburrido Javier Sardá haciendo de juez bueno en el programa que sus cuñaos han hecho para Telecinco, y que se titula Tú si que vales . La típica competición de frikis que busca mezclar en una bolsa de autobús talento, unas gotas de humor, acrobacia, puntería a partes iguales. Ya ven: año nuevo y hasta Sardá ha tirado la toalla de hacer algo nuevo.

Un comentario sobre “Sardá y Radetzky”

  1. Mucha confianza tienes en Sardá para decir eso de que hasta Sardá ha tirado la toalla. Yo creo que la había tirado hace tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *