Se muerde la cola


Prueba de que la programación veraniega es para algunas cadenas un relleno hasta el otoño es la noticia de que TVE va a televisar los partidos amistosos de, qué casualidad, Real Madrid y Fútbol Club Barcelona. En las televisiones generales aseguran que si el tiempo del deporte lo ocupan con equipos de fútbol como Madrid o Barcelona es porque, por diferentes razones, son los que más pasiones despiertan y los que más aficionados tienen repartidos por todo el mundo. Así que el resto de los aficionados sufrimos, a diario y en silencio, esos desprecios. Asistir como espectadores a esas pachangas veraniegas será una especie de penitencia que pagarán aquellos que siempre eligen el fútbol sobre todos los programas. La maniobra, parece partir de la experiencia: esa que dice que el fútbol acaba imponiéndose sobre el resto de los programas. Vamos, no es que sea un criterio serio, pero es el único que conocen estas mentes privilegiadas que manejan los hilos del Ente. A quien le guste mortificarse, este verano tiene la oportunidad de tragarse la friolera de veinte partidos de estos dos equipos, lo mismo jueguen en casa o que lo hagan en los confines del planeta. El agravio comparativo es evidente: TVE ha pasado a ser tan forofa como esos canales que ambos clubes poseen, en los que reponen partidos del pasado y hablan a todas horas de sí mismos. Al parecer, la añoranza de los 50 años con el monopolio del fútbol les ha hecho cometer el error estratégico de no poder negarse a retransmitir los torneos. La pescadilla que se muerde la cola. Ponen todo el prestigio de TVE (el poco que les va quedando, quiero decir) al servicio de dos clubes y de paso dan publicidad a un deporte que luego ellos no van a poder retransmitir. Jugada maestra. Una pescadilla que La Sexta se comerá como en el cuento: “Toda, toda enterita”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *