Saludos vacíos

HAY imágenes electorales que se repiten con la insistencia de ir haciendo una tradición. Una de las más conocidas por su patetismo es la que acostumbran a ofrecer los del Partido Popular cuando se asoman al balcón, terraza o lo que sea ese descansillo en el que aparece el candidato, a recoger un poco de olor de multitudes. La noche electoral fueron cuatro los que salieron al fresco de la noche. Acebes, Rajoy y los triunfadores electorales en la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón. El abrazo de Rajoy a Gallardón tuvo una consecuencia inesperada: un fuerte tic de repulsa que el alcalde de Madrid no pudo reprimir y que no tapó ni con la mayor y más profesional de sus sonrisas. La cuadrilla de triunfadores saludaba al gentío desde arriba pero hubo un momento como de desasosiego en que dio la impresión de que alguno de los cuatro sería empujado al vacío. Y, hablando de vacío, el que puso en práctica la noche electoral Antena 3 con su montaje del escrutinio electoral. Imagínense un mapa de España de 100 m2 y la Griso a lucir palmito justo en el centro, tanto que yo diría que sus zapatos de aguja pisaban la Cibeles y la Puerta del Sol al mismo tiempo. Un plató exagerado de espacios grandes y fríos donde se oía el eco y se perdían los resultados. Fue tal el despilfarro que, para financiarlo, se pegaron todo el fin de semana promocionándolo cada vez que tenían oportunidad. El resultado de este montaje faraónico en audiencia no pudo ser más descorazonador. La gran parte de los espectadores siguieron a través de la FORTA (las televisiones autonómicas) el devenir de los resultados. Y es que a veces la cercanía y la información precisa valen más que todos los invitados famosos y los derroches innecesarios. En televisión quedan tan mal como las sonrisas y saludos vacíos de los políticos desde el balcón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *