Cirugía a la carta


Qué poco ha tardado Teresa Viejo en encontrar programa. Está claro que éste es su momento y que no le tiembla la mano ni la pata de gallo en aceptar lo que le echen, así sea un reality como Cambio radical , una especie de programa milagro que está haciendo furor por medio mundo. Un concursante entra con su deformidad por una puerta y al final del programa sale hecho un pimpollo. Esta puerta abierta a la esperanza estaría bien si todo fuera en plan íntimo, es decir, que la tele les pagara la cirugía, las liposucciones o el cambio radical de dentadura (no sé si se atreverán con el cambio de sexo) como una obra de caridad. Pero no está el horno para bollos. El que quiera lucir palmito que se prepare porque, antes, medio país se va a enterar de su defecto y lo va a ver durante muchas ocasiones y en primer plano. Los caminos del protagonismo televisivo son inescrutables y los escrúpulos a la hora de diseñar la programación, inexistentes. Es posible que toda esta contaminación acabe haciendo mella en los presentadores. Jesús Quintero ha dado carpetazo a su programa aduciendo problemas de salud. Es curioso que tanto el programa de El loco de la Colina como La Noche americana de Carlos Ortega, es decir, los formatos de entrevistas más o menos íntimas, hayan sido retirados sin miramientos. Al parecer los espectadores preferimos una herida supurante a una confesión inteligente, elegimos ver los dolores de un concursante cosido a puntos antes que la conversación amena con protagonistas de interés. Normal, toda la vida viendo desperdicios, lo más lógico es que después despreciemos la esencia. Una vez superadas las arcadas ante los olores nauseabundos, estamos preparados para buscar en la basura y ahora, de la mano de mi admirada Teresa Viejo, nos atreveremos a hurgar, hasta donde haga falta, dentro de las heridas purulentas.

2 comentarios sobre “Cirugía a la carta”

  1. Hola Javier, te acabo de leer en el Diario y me acabo de enterar que retiran la noche americana,lo de Quintero tampoco tenía ni idea, parece que lo fresco no gusta y se empeñan en lo nauseabundo, ¿Qué tiene esta Teresa? empiezo a pensar que un pacto con el diablo, es como una rémora que se alimenta de la carnaza que le sobra al tiburón televisivo que hoy día sufrimos. Veo que el show continua y ya nada me sorprende en la pequeña pantalla después de la exhibición informativa que se «cascó» ayer Canal 6 👿 , no me extrañaría que detrás de todo eso estaría la Viejo 😀 .

    Saludos–

  2. [quote=»marco»]Hola Javier, te acabo de leer en el Diario y me acabo de enterar que retiran la noche americana,lo de Quintero tampoco tenía ni idea, parece que lo fresco no gusta y se empeñan en lo nauseabundo, ¿Qué tiene esta Teresa? empiezo a pensar que un pacto con el diablo, es como una rémora que se alimenta de la carnaza que le sobra al tiburón televisivo que hoy día sufrimos. Veo que el show continua y ya nada me sorprende en la pequeña pantalla después de la exhibición informativa que se «cascó» ayer Canal 6 👿 , no me extrañaría que detrás de todo eso estaría la Viejo 😀 .

    Pues ya ves. Personalmente el formato de la entrevista en tv me gusta porque lo hemos visto desde siempre. El loco hacía lo de siempre y Ortega se dejaba como siempre la piel y la imaginación Una pena por este último pero ya vendrán otros programas porque al tio contactos no le faltan. Ahora me paso por tu blog que tengo un par de cosillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *