Monotemas

DIGAMOS que los primeros serían los de Telecinco, cuando cogieron la Fórmula 1 y la convirtieron en un espectáculo de masas con la ayuda inestimable de Fernando Alonso desbancando a la figura alemana de cuyo apellido indescifrable, si me lo permiten, no quiero acordarme. La verdad es que lo hicieron bien y contaron con la lotería del triunfo de Alonso, algo que los catapultó a lo más alto de los índices de audiencia y popularidad. Lobato pasó de ser un periodista más a ser una de las estrellas rutilante de la cadena, el calvo más famoso desde los tiempos del de la lotería. La apuesta de Telecinco salió bien y este éxito coincidió con la aparición de La Sexta, cadena que se fue quedando con todos los eventos deportivos que tradicionalmente habían sido emitidos por TVE. Especialmente doloroso para éstos fue la pérdida del Mundial de Fútbol y, otro golpe de fortuna, la consecución del oro en el Campeonato Mundial de Baloncesto por el equipo español después de toda una vida detrás de este deporte. Hoy La Sexta vive y realiza su programación en función del fútbol. Quizás por eso mismo este año TVE intenta sacarle todo el partido que le tiene, y algo más, al Campeonato del Mundo de Motociclismo. Esta vez, en lugar de realizar la retransmisión de las carreras y punto, ha querido imitar el éxito de sus competidoras para no dejarse comer el bacalao. El experimento no es del todo convincente, pese a que es precisamente la competición motera la que mayor número de campeones nacionales aporta. Y es que una cadena de televisión es algo más que un deporte por mucha exclusiva que se posea. Ahora los de Antena 3, además del Territorio Champions, han estrenado Cafetería Manhattan, una serie típica de bar y frutero, que aporta noticias del día recién pescadas. Por lo visto, todas proceden de la caña más a la derecha de los informativos de Antena 3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *