Ni Belén, ni Coll

La serie Los Serrano será la más universal de nuestra televisión. Dicen que la están exportando a Portugal, Italia, Canadá y qué se yo cuántos países pero, a Belén Rueda, a su personaje, matarlo lo que se dice matarlo, lo han matado de malas maneras: sin imaginación y buscando una lagrimilla fácil, pero no profunda. Parece como que las negociaciones con la actriz les hubieran llevado a esta solución tan televisiva que es la de eliminar de accidente al que se pasa de listo o pide más de la cuenta. Otro de los personajes que se mató de mala manera televisivamente fue el de José Luis Coll. Vale que llevaba varios años retirado del mundillo e incluso algunos, como Luis de Olmo, lo habían apartado de malas maneras de su programa sin que jamás quedara claro si por pasota o por presiones políticas. En un país donde los medios de comunicación bailan del centro a la derecha con mucha facilidad, los cómicos han tenido que sobrevivir entre ellos como si fueran profetas. Primero contra Franco y luego contra aquellos que les querían colgar alguna etiqueta política, como si el humor fuera diferente según la orientación del dueño de la empresa. Salvo la entrevista específica grabada hace tiempo por Canal +, en esa serie que consiste en entrevistar a famosos y no emitir esa entrevista hasta que se hayan muerto, el resto se valieron del programa especial que hicieron hace ocho años cuando se murió su eterno compañero Luis Sánchez Polack, alias Tip. Quien se paseara por los obituarios que le dedicaron en tv, pensará que Coll fue una rémora en el humor genial de Tip. La pereza por recrear una programación a la altura de la muerte de este gran cómico se convirtió en injusticia, ya que su fallecimiento apenas fue un apéndice de la muerte de Tip. Quizás como castigo póstumo por su rebeldía.

http://www.youtube.com/watch?v=lW19DnWz6vg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *