Puro bálsamo

AFORTUNADAMENTE después de diez años en Antena 3 van poniendo los nuevos capítulos de Los Simpson a la hora de comer. Con todo esos capítulos vistos y revistos seguían ocupando la atención de los espectadores con más fuerza que cualquier espacio contra el que compitieran. Que unos capítulos hayan sido repetidos en más de 12 ocasiones sólo está al alcance de una serie que es ya un clásico en vida. No conformes con el éxito diario, ahora, al parecer, han decidido aparcar los viejos capítulos y los sacan a la venta en dvd. Esto es tener éxito y lo demás es pura afición. Aficionados parecen en La Sexta, que durante meses intentó robar el protagonismo de Homer y compañía con las fantásticas tramas de la familia Griffin, en su serie llamada Padre de familia. No queda claro si los dibujos por el hecho de su formato tienen que estar permitidos en horario susceptible de ser visto por los niños. Los programadores parecen pensar que, salvo los dibujos eróticos, la animación tiene cabida a cualquier hora. Los Simpson rozan lo estrictamente razonable y, en ocasiones, lo superan. Se han hecho tan populares que se les perdona todo. Ahora los que tengan acceso a La Sexta se encontraran con la serie Bichos y cía, pero ésa es otra historia. Quien apuesta por los dibujos a esas horas es ETB1, donde podemos encontrarnos en euskera varias de las series de dibujos animados como Tintín o Lucky Luke que, pese a su antigüedad y repeticiones, siguen atrapando al público infantil, que disfruta del paréntesis escolar a la hora de las comidas. Se produce la paradoja de que la televisión durante las mañanas y las tardes ha alcanzado tal agresividad con los temas del corazón que las burradas de los Griffin y los Simpson se presentan de una candidez irresistible. Si uno asiste al destripamiento público de la Zaldívar, las bromas de Bart son puro bálsamo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *