Tócala otra vez

Si me preguntan a quién elegiría para presentar el programa retrospectivo de TVE que hablará de su historia y recuperará sus imágenes, prometo que hubiera adivinado su nombre entre un millón. Hubiera dicho que el candidato es Jesús Hermida. ¿Por qué? Pues porque aquí el negocio este de la televisión siempre lo manejan entre los mismos y, cómo no, lo presentan Matías Prats, que ahora no puede porque anda hasta arriba con bancos, Liga de campeones y telediarios y Jesús Hermida, que está jubilado. ¡Ay Hermida! Aquel tipo afectado lleno de tics y de silencios fue uno de los grandes. Estos programas tienden a vender la idea de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Y si analizamos la casquería y los tarados que pululan por nuestras televisiones, desde luego que se siente cierta nostalgia de Hermida, Luis Amestoy o Rodríguez de la Fuente. Aquellos maravillosos años en los que quieren convertir el aniversario podrán tener la fuerza de la exclusividad, pero representan también las televisiones que nunca se permitieron, las culturas a las que jamás se les dio una oportunidad. RTVE fue el gran instrumento que consiguió la mayor unificación cultural hasta el punto de conseguir, de norte a sur, que el país entero cantara el La,la,la en Eurovisión y fuera sumando los puntos que hicieron ganarlo a Massiel. Estos jueves otoñales, después de Cuéntame cómo pasó, viene Hermida con La imagen de tu vida a tocárnosla otra vez Sam. La fibra, digo. Nos hablará de un país trayendo a nuestra memoria esas imágenes antiguas con la que muchos no nos sentimos identificamos. Cuando veo a este viejo presentador hablar con su característica pasión de aquellos años, tengo la sensación de que este programa lo he visto cientos de veces y de que, mientras RTVE se quita de encima a miles de prejubilados, ahora, para las bodas de oro, llaman a un jubilado. Paradojas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *