LA BOLA IGNÍFUGA

90693608
Un pastor de la ribera de Navarra
encontró un buen día en el campo
una bola hueca de acero
recubierta de un extraño
 
material ignífugo
 
Son restos espaciales – le dijeron las autoridades
 
¡Devuélvela a su dueño! – le decían los del pueblo
 
Pero él consideraba su bola
un regalo del cielo
un maravilloso regalo tocado
por la mano del mismísimo dios
 
Acto seguido
la escondió en su cobertizo
entre rastrillos y arados
y la ocultó durante años
sin que nadie se diera cuenta
 
Adoraba su suerte y pensaba en silencio
 
¡Bendito el día que apareció la bola!
 
Todos los días después del trabajo
la observaba durante horas
colocada sobre un tronco
colocada bajo el único rayo de sol
que se colaba a través del tejado de madera
de su desvencijado cobertizo
 
y observaba su belleza
hasta que se hacía de noche
 
y degustaba cada detalle
de aquel regalo
que el cielo le había obsequiado
 
Una tarde de verano
cuando retiraba el rebaño
y un sol de fuego acariciaba los campos
un montón de gente del pueblo
se acercó chillando
 
¡El cobertizo está ardiendo!
¡Rápido, hay que salvarlo!
 
Pero para cuando llegaron
solamente quedaban cenizas
y entre los escombros únicamente
pudieron reconocer
la bola
 
que era ignífuga
 
Y entonces todos los del pueblo
al verla se enfadaron
y gritaron al unísono
 
¡Le está bien empleado!
¡Por farsante y ladrón!
 
Y se largaron todos murmurando
dejando atrás al pastor
con una sonrisa de oreja a oreja
estampada en el rostro
 
observando su regalo intacto
observando la belleza de su bola ignífuga
 
bajo los rayos del sol
 

UN ASIENTO PRIVILEGIADO

l8
Nadie preside mi mesa
 
Nadie lo hace
 
En mi mesa
nadie puede ser
más que nadie
 
No importa que llegues el último
No importa que llegues el primero
 
Sentado en mi mesa
no eres importante
 
Mi mesa no admite reservas
pero no te preocupes demasiado
mi desconocido amigo
 
Estás invitado
 
Siempre tendrás un asiento privilegiado
en mi mesa
 

UN PEDAZO DE INFANCIA EN FORMA DE CIGARRILLO

12036955_10206612476743918_5277478769937569761_n

Ayer cuando salía de casa
se acercó hasta mí
un niño pequeño
con cara de susto
y me dijo:

¿Me puedes comprar
un paquete de tabaco
por favor?

Al principio dudé
porque el chico era
realmente un crío
pero finalmente accedí
a comprárselo

en un bar de la esquina.

Cuando el chico se largó
pensé que quizás
estaba mal
lo que había hecho

que no estaba bien
haber comprado tabaco
a un niño tan pequeño

Y de repente recordé

mis primeros cigarrillos hechos de papel
en los porches traseros del colegio
Los primeros ducados
robados
a los padres de un amigo

fumados a cara perro
en la acequia del pueblo

Escondidos pero felices
haciendo cosas prohibidas
haciendo cosas de mayores
y siendo niños
por una maldita vez en la vida

Recordaba también
los paquetes comprados a medias
y nuestros escondrijos
cerca del río
cruzando el campo de trigo
detrás del campo de beísbol

Y aquellos pitillos al atardecer
hablando y discutiendo
con mis mejores amigos
de cosas importantes
de cosas de niños

Entonces sentí
que no había hecho nada malo
que no era culpable
por haber proporcionado
al chico
un pedazo de su infancia

en forma de cigarrillo

UN CONSEJO

125131987
Cuando vayas andando por la calle
y una multitud se dirija hacia ti de frente
es mejor que sigas recto sin desviarte
y que no mires al suelo
 
Sigue tu camino
sin importarte
la dirección del resto
 
Pierde la mirada
y sigue adelante
 
No te choques contigo mismo
y acto seguido todos desaparecerán
 

YA OS CONTARÉ

14302736_10209191052886710_1033409656_n
Hace tiempo
mi madre me regaló
una planta de interior
 
Me dijo que no necesitaba mucha luz
y que la regara solamente
de vez en cuando
 
Ahora la planta está casi muerta
 
Cuatro tallos le quedan verdes
y los demás están todos
secos y marrones
 
La he puesto cerca de la ventana
 
La he regado y mimado para que no se muera
pero creo que no tengo nada que hacer
 
La planta está casi muerta
 
Lo más curioso es que no es la primera vez
 
Ha estado a punto de morir muchas veces
Ha estado al borde de la muerte en varias ocasiones
 
Y siempre se ha salvado
Y siempre ha salido a flote
 
Espero que ahora no me falle
y consiga salvarse de nuevo
 
Que lo haga sola como lo ha hecho siempre
 
Confío en ella
Confío en su fuerza
 
Ya os contaré
 

HACIENDO EL BOBO ENTRE LA LLUVIA

superman_en_los_charcosJoseLuisNocito
Quiero lanzar papel higiénico mojado
al techo del baño del colegio
 
contigo
 
Y que se quede pegado
Y que nos castiguen a los dos
 
Quiero llamar a los porteros automáticos
y salir corriendo
contigo
 
Y que nos pillen los vecinos
 
Quiero pisar una caca de perro
y que tú lo veas
y te rías de mí
 
Quiero espantar a las palomas
haciendo aspavientos y gritando
contigo
 
Y que la gente nos critique
por aburrimiento
 
Quiero fumar a escondidas
y hacer cosas prohibidas
contigo
 
Quiero robar en el supermercado
jamón del caro
contigo
 
Y que nos descubran a la vez
 
Quiero quemarme en la playa
contigo
 
Quiero un dolor de muelas
contigo
 
Quiero bailar encima de un tejado helado
contigo
 
Y quiero resbalarme
Y quiero hacerme daño contigo
 
Y quiero que nos caiga encima
una tormenta
 
Y que la gente nos vea juntos
saltando en medio de los charcos
y haciendo el bobo
 
entre la lluvia
 

NO QUIERO EL GLOBO DE REGALO

tren bruja
Odio el tren de la bruja
Me da miedo el tren de la bruja
 
Me mareo
No me fío de la bruja
No me fío del payaso
 
Son desconocidos disfrazados
que me pegan en la cabeza
y en los hombros
y en el costado
 
y ya no soporto más escobazos
 
Entonces me largo y les grito
que me dejen en paz
 
Que no quiero el globo de regalo
 
Que me largo a mi casa
y que no volveré
a pisar la feria
 
jamás
 

PERSIANAS

11238217_10206554489374270_3200866540547021907_n

En el norte de Europa
no existen las persianas
no existe una palabra en su idioma
que traducida al castellano

signifique persiana

Existen cortinas
existen contraventanas
pero lo que viene a ser
una persiana

ni rastro

Con lo estimulante que resulta
observar las lucecitas
que proyecta en la pared
por la mañana

desde la cama

Y bajarla de golpe
cuando te molesta la luz
y necesitas un baño
de obscuridad

de repente

No concibo
en mi mente
una vida
sin ellas

una vida sin persianas

SIN BOTAS NI SOMBRERO

10423954_1568937990007127_6956889851184703862_n
Peregrinaba por la carretera
y lo hacía con traje y corbata
 
No llevaba botas
ni tampoco llevaba sombrero
 
Peregrinaba encorvado
y lo hacía sin destino ni bastón
 
Lo hacía sin mochila
y eso por lo visto
llamaba la atención
 
Los coches le pitaban
y los ciclistas le gritaban
 
Que se apartara del arcén
Que se largara de una vez
 
Que no era normal
peregrinar de traje
 
Que no era normal hacerlo
sin botas ni sombrero
por una carretera estrecha
y con las manos en los bolsillos