Cara competencia

Tantas expectativas de fútbol barato pero, con el acuerdo entre Mediapro y Canal+, todo parece indicar que nos aguarda más de lo mismo. Hace un año se oía la posibilidad de que se pudiera comprar un partido por un euro y de eso nada de nada. Preparen alrededor de 11 si quieren no perdérselo y crucen los dedos para que el TDT sea compatible. Ya ven: de qué poco sirve para el consumidor la competencia. Algo que no se entiende y menos en estos tiempos de crisis. Pero claro, si algo da dinero, los grupos rivales se unen para exprimir hasta al última gota del éxito de este deporte. Lo que apenas tiene para exprimir es la Vuelta ciclista en este mes de septiembre. Y eso que la cita cuenta con un nivel de lujo. Queda la eterna duda de sí este es el mejor de los meses para que alcance todo el potencial, que el espectáculo del ciclismo alcanza, por ejemplo, en el Tour. La carrera cuentan con la aportación de Carlos de Andrés y Perico Delgado, una pareja que sobrevive sin más al declive de este deporte a pesar de los éxitos conseguidos en los últimas temporadas. Pero el ciclismo en televisión está tocado de muerte. Para empezar porque los ciclistas están bajo sospecha permanente y, luego, los patrocinadores han huido de este deporte. El ciclismo tiene un potencial televisivo importante, pero no siempre se puede alcanzar si se pierde la confianza en los protagonistas. Demasiados héroes que, en dos días, se han convertido en juguetes rotos. Frágiles pero también con una fortaleza a prueba de desengaños, como esos concursantes de la nueva edición de Fama ¡a bailar! Un programa que triunfa en positivo. Por un lado se trabajan a tope la instrucción. El público ve la mejoría y se identifica con el esfuerzo y no sólo en la manera de ser de cada concursante. Nada que ver con el hedonismo aberrante que desprende Gran Hermano por donde quiera que lo mires.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *