Matar una mosca

La información sale a borbotones de Irán como la sangre de los heridos por los disparos en las protestas. Gracias a Internet, el mundo ya es todo uno y es de todos. Los problemas de discriminación son universales y nadie puede mirar para otro lado. Aquí han intentado boicotear el trabajo de los corresponsales desplazados para cubrir las elecciones. Como siempre, han intentado ocultar la verdad a punta de pistola y entre uno cualquiera de los pliegues que crean por sí mismas las tiranías. Los que han intentado acallar a unos pocos periodistas han conseguido habilitar como corresponsales a cientos de víctimas de los abusos.
Internet puede hacer mucho en favor de la libertad en el mundo. Sobre todo en esos rincones donde hasta ahora sólo llegaban de ciento a viento los más intrépidos periodistas. Claro que justo hoy que el mundo se llena de gozo por poder disponer de esta herramienta universal, conocemos que Google comienza a hacer caja con Youtube. Hasta ahora la visión de estos espacios no tenían mayores interferencias. Uno entraba, buscaba la curiosidad y se iba tan campante. La cuenta la iban pagando de momento. Ahora han decidido financiar estos espacios con publicidad. No han dicho nada de si los beneficios publicitarios los repartirán también con los millones de autores que de manera gratuita ceden sus imágenes. Si ellos han conseguido esperar un tiempo, los usuarios también deberíamos pasarles la minuta cuando ellos pongan publicidad a uno de nuestros vídeos. Con todo, uno de los vídeos más vistos en Youtube en la última jornada ha sido la imagen del pacífico Obama matando una mosca, con una precisión propia de quien no ha hecho otra cosa en toda la vida. Un ejemplo de que, algunas veces, es cierto aquello de que una imagen vale más que mil palabras.

Un comentario sobre “Matar una mosca”

  1. Pues tienes toda la razón, Javier. Lo que pasa es que a alguno como quien te escribe, le entra cierta amargura existencialista por su blog: ¿ha servido realmente de algo que yo denunciara la muerte de la palestina Jusra al-Azami a manos de las «Unidades Antivicio» del Hamás? ¿Hablar de la valiente blogera Yoani Sánchez desafiando a la dictadura de los Castro poniendo un link para ello? ¿De hablar vehementemente contra dictaduras comunistas, fascistas y populistas tanto en mi blog como cuando en «papel» se me ha publicado? ¿Me sirve o ha servido de algo denunciar al homófobo, misógino y teócrata régimen de Irán como tantas veces he hecho y no sólo hoy con el «tongazo» en las urnas? ¿Y de la persecución a la que es sometida la pobre Ayaan Hirsi-Ali?

    Hay muchos más casos que al no hacerse eco los periodistas por mil razones (en el caso de la pobre Jusra al-Azami comprobé que sólo otro blog se hacía eco a la vez que yo y ya no queda hoy ni éso…¿para qué?). Hay muchas razones para que los bloggers que nos dedicamos a denuncias tan serias no podamos aspirar más que a puro folclore. Por lo visto. Eso sí, poniendo mucho link que nadie visita y fundamentando con datos y cifras que reflejan hechos contrastables; y todo ello por el increíble precio de tiempo. Malgastado tiempo, me temo.

    A fin de cuentas: vivimos en la sociedad del espectáculo.

    ¡Que siga el culebrón estival!

    P.S.: Con tu permiso Javier, pongo este pesimista comentario en mi Jardín también. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *