Premio y sombras

Cada vez que Ecologistas en Acción sacan sus listados de Premios Sombra de publicidad, dan en el blanco. Me gusta esta visión porque ponen el dedo en la llaga. Denuncian la evidencia en la publicidad televisiva de que todo vale en función del consumismo. Pues no. No todo vale y ahí han quedado en evidencia anuncios como el que utilizaba la imagen de una familia vegetariana en la que sus niños comían embutidos a escondidas. En una sociedad que tiene en el sobrepeso infantil una batalla perdida, este tipo de anuncios muestran la cara más atroz del lenguaje publicitario. Vamos, roza lo pornográfico. Y ya que hablamos de pornografía me gustó la pregunta directa que en Pásalo hicieron la pasada tarde sobre si era conveniente mostrar la cara del tipo que había colgado las fotos de los hijos de sus conocidos en Internet. La defensa de la imagen infantil en los medios públicos no tiene que tener ambigüedades y esto lo pusieron en evidencia algunos tertulianos del programa. Pero además de la defensa preventiva que practica la Policía en los casos en los que se muestra la imagen de niños desnudos, también habría que entrar de oficio en aquellas entrevistas en las que hay menores. Ya lo denunciamos hace poco, pero de nuevo se repite: Ana Rosa Quintana ha demostrado su especialización en este género entrevistando a otra chica, la hija de una asesinada por violencia de machista. Hay casos flagrantes en los que la responsabilidad hay que ejercerla y demostrarla. Y en televisión hay cadenas que juegan con pocos escrúpulos a la hora de proteger a los menores. Unas veces permitiendo que la publicidad muestre unas actitudes que rozan lo delictivo y, otras, en las que algunos periodistas se transforman en hadamadrinas y hacen preguntas pasándose por el forro la cuestión ética. Maja, ya te vale. Deja a los niños en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *