Vaya con el corte

EN TVE les pueden los compromisos. El otro día se chamuscaron el prestigio intentando camuflar con un corte los silbidos al himno nacional. Y el jueves a punto estuvieron de descalificar a Soraya porque prefirieron echar un partido de tenis que la primera fase de clasificación de Eurovisión y esto sentó muy mal. Ya ven, el mundo del Ente está lleno de decisiones salomónicas. Lo que pasa es que hay que entenderles. No es que corten por nada, es más que todo para que el espectador no sufra con los pitos.

En TVE lo habíamos visto todo pero faltaba ese momentazo en que le himno sonara en medio de un sarao repleto de catalanes y vascos. Parece de chiste, ¿no? «Juegan una final el Atlétic y el Barça suena el himno nacional y ¿qué pasa después?». Pues no, No fue un chiste y no pasó nada salvo que el público se lo tomo a broma y los silbidos formaron parte del espectáculo. A alguien se le fue la olla. Mandó cortar aquel momento como tras los atentados de Madrid mandaron cortar la verdad Aznar y compañía. Un borrón más en el muro de las lamentaciones contra el que de nuevo se estrella la libertad de expresión en TVE.

Pero dejemos atrás los agravios y pensemos que podía haber sido peor. que ante tal afrenta al himno, alguien rescatara aquel cartel con el que solucionaban los cortes en el franquismo: «Sentimos tener que cortar la retransmisión. Disculpen la molestias. Escuche unos minutos musicales». Afortunadamente el fallo humano fue leve y el partido pasó del abucheo al espectáculo. El daño se lo han hecho al medio y esto no es menos grave porque llueva sobre mojado. Cada vez que alguien se arroga el poder de meter la tijera a la realidad, y más en TVE, es como volver al blanco y negro de los tiempos del nodo. Pero ya ven: todavía hay gente que conserva los tics de la dictadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *