‘Pásalo’: Lady Bruni

TIENE su mérito el papelón de poli bueno, poli malo que interpretan Adela González e Iñaki López en Pásalo. A veces da la impresión de que la tensión que tienen que soportar de los propios tertulianos es más fuerte de lo que se ve desde el sofá. Ayer, sin ir más lejos, iban de blanco una y de negro el otro. Vamos, como el ying y el yang pero en versión presentadores. Un blanco y negro nuclear que permite intuir, tarde sí y tarde también, por dónde debería ir la libertad de expresión. Primero, porque la variada actualidad forma parte de su propuesta y, segundo, porque no se escabullen de los temas más candentes. Esto ya lo había dicho alguna vez antes pero no me importa repetirme. Por más que pasa el tiempo no veo en otras cadenas tal abanico de opiniones. Eso sí, todas dan por válidas las tertulias donde se habla de Carla Bruni. Las imágenes que ayer sacaron en los informativos estaban diseñadas más para el cotilleo de salón que para los telediarios. Ya me dirán qué pinta un cámara haciéndole una panorámica vertical a la Bruni desde el tocado del pelo hasta los taconcitos mientras las 21 salvas y sonando de fondo La Marsellesa . Por no hablar de los planos de detalle que perseguían sus joyas o el bordado del escote. Esta mujer ha conseguido en poco tiempo que haya una licencia general para atacarla a fuerza de morbo y cotilleo. Es la nueva Lady Di. Que los telediarios entren a saco en estos métodos del marujeo indica el bajo concepto que tienen de sí mismos y de su responsabilidad. Nos aguardan todavía muchas imágenes oficiales de Carla que irán acrecentando el personaje de esta mujer hasta convertirla en uno de los mitos televisivos de la década. Eso sí, esperemos que su evolución no sobrepase los límites como ocurriera con la princesa inglesa. Hay historias que nunca deberían repetirse, por mucho que vendan en televisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *