Músculos o danza

Hay programas que no dejan margen al espectador. Requieren tal atención que ni le dejan a uno respirar. Fama ¡a bailar! es uno de ellos. Quedan apenas cinco días para la final y ayer eligieron la primera de las parejas para la final, que, por cierto, todavía no se conoce el número de parejas con la que contará. Han aprendido en este concurso que es mejor llegar hasta el final con el mayor número de concursantes. Montan un tinglado basado en la personalidad diferente de los que participan para que nos vayamos mandando sms . Ayer Lola, que es como la señorita Rotenmeier del programa pero con escote, minifalda y brazos musculados, nos dio un anticipo del espectáculo coreográfico que están preparando para la final. Les advertía a los chicos , que así les llaman a todas horas, de que debían ir preparándose porque seguramente en el momento de salir ante 9.000 personas se emocionarían y debían seguir bailando. De este programa me gustan varias cosas; la profesionalidad y la pasión que ponen los profesores es una de ellas. Me choca el horario de sobremesa, en el que auguro cientos de miles de jubilados echando la siesta o mirando de reojo las piruetas y las curvas, los fuetés y las camisetas mojadas. En fin, hay una frase que ayer le dijo Rafa a Erik antes de ser llevado a un cameo en Málaga con Los Vivancos: «Veo mucha camiseta y poco cuerpo». Era su consejo para cuando le tocara actuar: «Te vas a encontrar con mucho músculo y bailarines depilados». En efecto: Erik fue y bailó en camiseta de tirantes junto con otros bailarines que entre todos tenían menos pelos que la pantalla de la televisión. Hay más cosas que me gustan del concurso, pero es tal la presión que desprenden que todos los días acabo cambiando de canal. No sé. Temo que entre tanto músculo se acabe arruinando mi afición por la danza.

Un comentario sobre “Músculos o danza”

  1. Se estan pasando y lo digo con conocimiento de causa, un artículo muy acertado Javier, soy primo de la concursante Raquel, esta siendo muy duro…

    Saludos–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *