Fútbol y cara al sol

EN la despedida del martes, el Gran Wyoming se marchaba diciendo que tener el programa a esas horas estaba bien, porque hay muchos días que se toman fiesta porque los cambian por el fútbol. El fútbol es para éstos como esas nevadas que impiden a los chavales ir al colegio y se quedan en casa viendo la televisión, desojándose con laPSP o jugando al tenis con la Wii . El fútbol tiene tanto éxito que no hace falta anunciarlo. La gente coge el mando y como las moscas en la miel nos vamos quedando pegados al partido. Da igual que sea la final de la Eurocopa que, como ayer, el Coruña con el equipo danés Aalborg, que no lo conoce nadie. Pero ahí están. Mandan a los de El intermedio de fiesta y comienzan su retahíla de frases hechas, narración épica y gritona que caracteriza las retransmisiones de La Sexta y, en general, de todas las cadenas que lo hacen. Los que no van a tener acceso a las nuevas tecnologías serán los concursantes que participen en el reality que Antena 3 quiere poner en marcha y que todavía no tiene ni nombre. Animados por el éxito de El internado quieren adaptar un concurso que lleva varias temporadas triunfando en Inglaterra. Se trata de que un grupo de quinceañeros sean encerrados y sometidos a una estricta educación que responda a métodos y costumbres que estuvieron en vigor en la década de los cincuenta. Imagino que tendrán que adoptar también la metodología inglesa, porque lo que aquí campaba durante aquellos horrorosos años era el fascismo en estado puro, además de la tutela agobiante de la iglesia. A ver si ahora por seguir a rajatabla el carácter histórico pierden la noción y, como quien no quiere la cosa, les obligan a los concursantes a cantar el Cara al sol y a levantar de aquella manera tan extendida el brazo. Sólo de pensarlo da miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *