Vaya con los niños

¿Cuándo se acabará la crisis, papá? Eso es lo que me pasa por ver los informativos con mi pequeña de nueve años. Uno tiene que responder con el aplomo con el que lo hacen esos tertulianos capaces de responder con rotundidad, lo mismo se hable de macroeconomía, derecho o magia congoleña. Pero no, a uno le entran las dudas y su respuesta se convierte en un «espero que enseguida, cariño». A estas alturas la sensación que queda es que en el mundo no existe otras prioridades que no sean la maldita palabra que nos asusta y que está convirtiendo la tele y la sociedad en resultados económicos. Desde luego, estas Navidades se van a vivir bajo los negros nubarrones de ese futuro que amenaza en cada informativo con ahogarnos a fuerza de echarnos miles de datos negativos. Quizás sea necesario proteger a los pequeños de manera efectiva contra todo ese torrente de valores volátiles e incertidumbre con el que se dirigen hacia nosotros. Los niños, incluida aquella niña a la que se dirigía Rajoy en su desesperado intento por robar la cartera de la sensiblería al personal, se están comenzando a asustar. Son testigos que se comienzan a plantear si de verdad los mayores sabremos controlar todo el juego de equilibrios necesario para mantener el planeta. Claro que si los niños se empañan en hacer preguntas de difícil respuesta uno puede hacer como los guionistas en Cuéntame, que sacan y esconden a la niña pequeña de los Alcántara como si fuera un comodín. Y ahora que lo piens, esa niña que casi nadie sabe cómo se llama se parece mucho a aquélla a la que con aquel confuso brillo de ojos se dirigió Rajoy en víspera electoral, nadie sabe qué pinta en toda esta historia. No dejen a los niños solos frente al televisor. Luego hacen preguntas para las que ni Dios, ni Zapatero, tienen respuesta.

Un comentario sobre “Vaya con los niños”

  1. Pues vaya con los niños. Ellos si que son listos. Cada vez que me acuerdo de la Niña de Rajoy me dan harcadas… Bua, bua, bua. … Bienvenido ya pensaba que no querías escribir en el blog …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *