Reinas y vacíos

El hemiciclo del Congreso de los Diputados es uno de los platós de televisión más recurrentes en los informativos de televisión. Esos planos y contraplanos tomados casi siempre desde arriba han sido grabados repletos hasta los topes de fascistas, sirviendo de escenario de tomas de posesión, juramentos reales… El hemiciclo ha vivido momentos convulsos con el secuestro y tiroteo de los guardias civiles golpistas y otros entrañables como las jornadas del 6 de diciembre en el que niños y jubilados se pasean por las instalaciones como si lo hicieran por un museo comprobando que los tiros de Tejero siguen incrustados y visibles en la cúpula. Esta semana hemos visto otra cara de la actividad parlamentaria bajo mínimos. Los graderíos del congreso prácticamente vacíos, como si lo que allí se tratase no fuera con la mayoría de quienes habían sido elegidos para representar al resto de los ciudadanos. Esa imagen pasará a la historia también como uno de esos momentos que nunca debió producirse. Pero desgraciadamente es real y se repite con cierta frecuencia en cada legislatura.

Menos frecuente es el encuentro televisivo entre las dos señoras de la tele a mediodía. La entrevista de Ana Rosa Quintana a su eterna rival Teresa Campos es todo un hito. Las llamadas reinas que conquistaron el terreno baldío de las mañanas donde se mezclan sin pudor noticias de calado con cotilleos del corazón. Horas y horas de programación rellenados de consejos contra el colesterol, debates descafeinados y concursos. Lo curioso de sus respectivas programaciones es que, pese a simular un estilo diferente, sus programas acaban siendo una fotocopia el uno del otro. Ana Rosa y Teresa se han repetido tanto que ver uno de sus programas es tener la sensación de que eso ya lo habías visto antes.

2 comentarios sobre “Reinas y vacíos”

  1. Pues Javier después de ver la foto de Ana Rosa me da igual qué programa haga pero a mi me pone. También es cierto que desde esta foto hasta hoy han pasado muchos años. ¿No?. Eso sí no tien mucha delantera…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *