Bailables de pecho

Como las ballenas necesitan respirar el aire de vez en cuando, los mamíferos que viven de sus apariciones en televisión saben que no pueden estar mucho tiempo fuera de ella o acabarán desapareciendo. Su imagen y su caché pierden cada día que no son carne de pantalla. De eso saben mucho en Mira quién baila que han conseguido personajes de todo tipo. Desde los populares tipo Carmen Sevilla, los simpáticos como el hijo de Julio Iglesias, gigantes tipo Romay o con morbo como la nietísima de Franco. Ahora se presentan para la nueva edición y si no fuera por su aspecto de frikis endomingados se pensaría que son una cuadrilla de ricos a punto de jugar un partido benéfico. Es cierto que esta fórmula a TVE le ha dado vida en esos tiempos ingratos en los que su caída iba en picado. Una vez repuesta a fuerza de olimpiadas y más millones, presentan sacando pecho la nueva edición, bueno pecho y un riñón de ese dinero público con el que esta gente atiende las necesidades de algunos famosos. Porque como saben el elenco lo encabezan Ana Obregón, José Ortega Cano, Terelu Campos, Julio Salinas, Vicky Martín Berrocal, Los Morancos y dejemos la lista aquí. Está claro que lo vamos a pasar de miedo los lunes de crisis que el futuro nos depare. No van a ser tan duros si nos dejamos llevar por el humor a borbotones de esta peña. Claro que con tal de ver a Anne Igartiburu de pie merece la pena soportar la tiranía de este cásting.

Pero no se hagan ilusiones. Los días de televisión de la mayor parte de esta gente están contados y más desde que se acabó Aquí hay tomate . Siempre cabe la posibilidad, si la audiencia no les acompaña, de que comiencen a meter cizaña, y entre el vals, los pasodobles y las rumbas cuelen, como si nada, las caídas y tropezones de Anita, y ya puestos, los pisotones y pases de pecho del torero a las bailarinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *